¿Qué es?

Es un examen que mide la actividad eléctrica desde el nervio periférico hasta el cerebro involucrando todas las estructuras que están en este camino especialmente a la médula espinal que es su mayor aplicación.

¿Para qué sirve?

Su utilidad es localizar lesiones nerviosas entre el nervio periférico y el cerebro, su principal uso es para ver lesiones medulares por Ej. Esclerosis medular, tumores medulares o espinales, trauma medular y sus secuelas. 

También tiene una aplicación importante para localizar lesiones en plexos nerviosos como el plexo braquial o lumbar y de las raíces de los nervios. 

Resumiendo este examen estudia la integridad de la vía nerviosa entre los nervios periféricos (de la mano o de la pierna por Ej.) hasta el cerebro. 

¿Cómo se realiza?

Se estimula un nervio periférico como podría ser el nervio mediano en la muñeca o el nervio tibial posterior en la pantorrilla y se registra la respuesta que se evoca en la corteza cerebral (mediante un electrodo en la cabeza) luego que ha recorrido el estímulo al nervio periférico, el plexo nervioso correspondiente, la médula y finalmente el cerebro.

Así definido el estudio es sencillo para el paciente pues requiere la colocación de los electrodos en los nervios que son sujeto del estudio y la realización del estímulo sobre el nervio específico para ser registrado en la computadora. 

Usualmente se colocan electrodos adicionales para el registro del estímulo a lo largo de su trayecto por los plexos y la médula, estos electrodos se colocan sobre la piel de la espalda, los hombros y las caderas.

¿Qué molestias produce?

En principio no es un examen doloroso a menos que se utilice agujas, sin embargo al estimular el nervio va a moverse el músculo enervado por él lo que a veces genera sorpresa en el paciente, al usar vías sensitivas, ocasionalmente puede producir una sensación de desconfort que en la mayoría de los casos es confundido con dolor leve.